IV Medio Filosofía

A todos nuestros estudiantes, informamos que el material para trabajar en casa, se subirá sólo los días jueves, debido a nuestra cantidad de horas a la semana.

Unidad: La Filosofía Moderna y el despertar del

Humanismo.

 

 

Estimados alumnos (as):

Espero que se encuentren bien.
Hoy, quiero compartir con ustedes una reflexión de un muy buen amigo, profesor del Departamento de Filosofía de la UCM, Doctor en Filosofía por la Universidad de Valencia. Su especialidad es la ciudadanía y la ética filosófica.
En el caso de este podcast, podemos ver rasgos propios de la naturaleza humana puestos en evidencia en tiempos de pandemia. Será que el egoísmo es una condición natural en el ser humano, o la empatía y colaboración entre pares es la
condición que impera.

Escúchenlo con atención y, si quieren, pueden dejar algunos comentarios en mi correo: rramirez@colegioingles.cl

Saludos,

Prof. Rodrigo R.

 

 

 

Estimados alumnos (as):

Para la clase de hoy, quiero compartirles un video sobre a una entrevista a Massimo Pigliucci, Doctor en Filosofía, quien explica en parte la filosofía de los Estoicos y su método, que cobra sentido para nuestra vida hoy. Ojalá lo disfruten y recuerden que si tienen dudas o comentarios, pueden escribir a mi correo.

Saludos,

Profesor Rodrigo R.

 

 

 

 

 

 

Para la clase de hoy, les quiero compartir un breve artículo acerca de un concepto que requiere análisis en tiempos de cuarentena. Se trata de una columna de opinión de un académico la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica y de la Universidad Alberto Hurtado, del cual tuve la suerte de ser su profesor en sus estudios de pre-grado, hace ya varios años atrás.

 

 

 

Las paradojas de las muertes en cuarentena

Por Juan Pablo Espinosa Arce

“Sería igualmente erróneo decir que hemos redescubierto la trágica muerte, la finitud, etc. La tendencia desde hace más de medio siglo, bien descrita por Philippe Ariès, ha sido ocultar la muerte tanto como sea posible; bueno, la muerte nunca ha sido tan discreta como en las últimas semanas. Las personas mueren solas en el hospital o en las habitaciones de los hogares de ancianos, son enterradas de inmediato (¿o incineradas? La cremación está más en el espíritu de los tiempos), sin invitar a nadie, en secreto. Muertas sin ninguna evidencia, las víctimas se reducen a una unidad en las estadísticas de muertes diarias, y la ansiedad que se extiende entre la población a medida que aumenta el total tiene algo extrañamente abstracto” (Es un poco peor, Michel Houellebecq 04 de Mayo 2020)

Esta publicación del escritor francés Michel Houellebecq me ha dejado pensando. Resulta dramático comprobar cómo ha pesar de la tentativa de hacer comprender que la finitud y la fragilidad han sido las palabras que más hemos usado en estos días, la experiencia más humana de todas, la muerte, resulta altamente problemática. Y es más problemática en tiempos de pandemia y cuarentena. He pensado en lo trágico que es morir en tiempos de coronavirus. Aparece una muerte solitaria, anónima, “sin ninguna evidencia” al decir de Houllebecq, incluso sin un duelo público, sin la compañía de familiares (más allá del pequeño núcleo permitido) o de amigos, incluso de aquellos a los que no se ha visto en mucho tiempo. Personalmente me ha tocado ver partir a dos cercanos en este tiempo, aunque ellas no fueron producto del COVID. A los deudos no los pudimos acompañar. Todo fue a distancia, “despersonalizadamente”, “anóninamente”. Ante esto, y luego de la lectura del trabajo de Michel Houllebecq (del cual recomiendo su lectura) y de algunos aportes en mis clases y en la conversación cotidiana, he querido pensar cómo nuestra manera de ver, pensar, comprender o celebrar la muerte en este tiempo ha cambiado totalmente. Y lo ha hecho a nivel de la simbolización que tenemos sobre la misma.

Digo simbolización a partir del libro (altamente recomendado) de Robert Redeker titulado El eclipse de la muerte (Fondo de Cultura Económica 2018). En este libro el autor comienza desde el presupuesto de que la muerte se mueve en el “océano infinito al que nosotros llamamos lenguaje”. Ante el misterio siempre acuciante de la partida física y de la angustia que ella provoca, el ser humano crea símbolos, lenguajes, figuras, metáforas o expresiones que le ayudan a superar el sin-sentido y el vacío. Dice Redeker: “la angustia se cubre de máscaras y símbolos: se simboliza la muerte para darse la ilusión de poseer un saber acerca de ella, de repatriar la muerte en el hogar del lenguaje, ahí donde el hombre habita (…) los símbolos de la muerte, substitutos del saber imposible, son los bálsamos para este horror que nos hiela. Los símbolos de la muerte son las mortajas que ocultan la muerte”. Los símbolos de la muerte son todas aquellas manifestaciones que creamos en torno a esta experiencia humana. Dentro de ellos entran: las celebraciones litúrgicas (las religiones y la espiritualidad), los pésames, las “coronas de caridad”, las ofrendas florales, los cantos, los colores (el negro como signo de luto), el mismo luto, el acompañar al muerto y a los deudos en las funerarias o en el lugar del “velorio” (del velar, estar despiertos, en expectativas), los discursos y el mismo entierro. Todo ello hace de la muerte algo más “humano” y llevadero en cuanto las palabras, los gestos y las formas son espacio de cercanía y de ayuda para sobrellevar la angustia.

¿Pero y hoy? ¿Cómo pensar la muerte en tiempos donde los muertos son solo cifras? Cada día, en los reportes del MINSAL, se nos dice: tantos muertos. Son “tantos”, pero no conocemos sus historias, sus rostros, su muerte. Todo ha quedado en el anonimato y en la profunda de-simbolización y por tanto en la más dolorosa despersonalización. Michel Houllebecq habla de “unidades estadísticas”. Zygmunt Bauman y Leonidas Donskis en Maldad líquida: vivir sin alternativas (2019) se preguntan: “¿cuántas más muertes y tragedias necesitamos para desentumecer nuestros sentidos? ¿cuál ha de ser el recuento de fallecidos para que activemos nuestra sensibilidad? Según un dicho popular que tenemos por aquí, la muerte de una persona es una tragedia, pero la de millones de personas no es más que una estadística. La lucha entre nuestra ceguera moral y nuestra capacidad de ver a otros individuos como seres éticos (y no como unidades estadísticas o como mano de obra) es también una pugna entre nuestras propias facultades de compasión e indiferencia”. Morir en tiempos de coronavirus es una tragedia doble que hace que pensemos en lo paradójico de la misma muerte y que resignifiquemos la comprensión que surge en torno a ella.

Hace pocos días nos enterábamos por la presa del fallecimiento de Luis Sergio Sepúlveda Fuentes, un hombre de 40 años que murió por causas asociadas al COVID 19 en Santiago. Luis Sergio permaneció cerca de 25 horas en su casa sin que los peritos retirasen el cadáver, todo ello ante la angustia de su familia. Luis Sergio es uno de los tantos rostros que simbolizan la muerte en medio de la pandemia, al cual se suman los miles de muertos en los hospitales, en las casas, en las calles. La muerte en la pandemia tiene el signo de las bolsas mortuorias, de las fosas comunes, de las cremaciones. La muerte (por COVID o por otras causas) de la pandemia no tiene funerales ni oraciones públicas, es anónima y dolorosa, solitaria y de-simbolizada. Es una cifra como dicen los autores que hemos citado en estas líneas. Todo ello provocado por una unidad biológicamente “invisible” como es el virus, la cual ha provocado que social, pública y políticamente la muerte se tase en cifras y no en rostros, historias o narrativas.

Pienso que este tiempo que atravesamos nos desafía a resignificar lo que entendemos por el morir y por la muerte. Si ellas ya eran experiencias profundamente paradójicas previo a la pandemia ahora lo son el doble. ¿Cómo consolar a los deudos que en miles de casos no pueden besar, vestir, acariciar a sus muertos? ¿Cómo pensar nuevas formas de celebración litúrgicas en la muerte en tiempos donde la mismas están restringidas? ¿qué rostros asumirá la antropología de la muerte del presente tiempo? ¿serán los muertos y las víctimas de la pandemia la medida de nuestra humanidad futura? Preguntas para seguir pensando y conversando, ya que ellas nos interpelan a cada uno de nosotros.

(*Académico Facultad de Teología UC, Académico Universidad Alberto Hurtado)

 

Después de leer la columna, es perfectamente posible reflexionar acerca de la concepción que tenemos de la muerte en estos tiempos, en donde las víctimas se transforman en números dentro de una estadística.

Si tienen comentarios, pueden enviarlos a mi correo rramirez@colegioingles.cl

 

Saludos,

 

Profesor Rodrigo R.

 

 

 

 

Estimados alumnos (as)

En primer lugar, quisiera agradecer por ingresar a esta sección del blog y regalarse unos minutos para reflexionar.

Hoy trataremos sobre un tema que siempre se vuelve actual y hoy más que nunca, a propósito de la pandemia que intentamos combatir, también cobra validez. Se trata de la felicidad.

Existen distintas nociones, tendencias, corrientes, para explicar la felicidad. Hoy quisiera compartir una que es propia del filósofo griego, Aristóteles:

 

Podemos discutir, dice Aristóteles, respecto de ciertos alcances del concepto, sin embargo, coincidimos en que es la meta y norte hacia el cual todos nos encaminamos.

Pensemos en cifras actuales y llevemos el concepto a la práctica. El World Happiness Report, es una encuesta que evalúa el estado de felicidad global, considerando una serie de factores.

Estos datos corresponden al informe de marzo 2020:

 

Como la filosofía, también tiene un aplicación y un aterrizaje en la realidad, podríamos generar una serie de reflexiones, sólo al mirar esta estadística.

¿Qué tendrán en común los países que ocupan los 10 primeros lugares del ránking? ¿Por qué sus ciudadanos se consideran más felices que otros?

Y respecto de nuestro país, específicamente la ciudad de Santiago, durante el año 2016 estaba ubicaba en el puesto 26. ¿Qué factores podrían influir  para hacerla caer hasta el lugar 37? ¿Descendió la sensación de felicidad en los chilenos o mejoró esta condición en otros países?

Es cierto, que estos índices consideran una serie de factores externos, pero ¿qué podemos hacer como ciudadanos individuales, para aumentar nuestra satisfacción y encaminarnos hacia la búsqueda de la felicidad?

Recuerda que puedes enviar tus reflexiones a mi correo y con gusto podemos dialogar en torno a este concepto, tan radical para la experiencia humana. En sesiones posteriores intentaremos abordar otras nociones similares.

Saludos,

Profesor Rodrigo.

 

Estimados alumnos (as):

Es un gusto para mí saludarlos nuevamente. En este afán por motivar la reflexión y considerando que la filosofía se hace cargo del análisis de la realidad que vivimos, les quiero compartir una reflexión ética respecto de 2 conceptos que seguramente han escuchado con frecuencia en el último tiempo. Se trata de un Podcast de mi autoría, para motivar algún comentario de parte de ustedes. Me cuentan por correo, si están de acuerdo o si quisieran aportar más datos a la discusión.

Ojalá les guste:

Saludos,

Profesor Rodrigo Ramírez.

 

 

 

Estimados alumnos (as):
Teniendo en cuenta el plan especial para IVº medio, las sesiones de Filosofía, desde aquí en adelante, tendrán un carácter formativo, es decir, se ofrecerán como recursos que susciten la reflexión y el análisis de ciertas temáticas relacionadas con el área, sin embargo, no representan una actividad obligatoria. De todos modos te invitamos a participar de ellas, pues siempre es necesario abrir un espacio de diálogo, reflexión y análisis de nuestra realidad.

 

En este caso, les quiero compartir un breve podcast del académico de la UCM, Dr. David Schnettler, quien nos invita a la reflexión acerca de una relación extremadamente estrecha entre ciencia y filosofía. A propósito de la pandemia que estamos viviendo, surgen reflexiones en torno al vínculo que se da entre las ciencias y la reflexión filosófica, por medio de una disciplina que surge en el siglo XX y que hoy cobra real sentido: la Bioética.
Les puede resultar muy interesante, no sólo para aquellos que tienen inclinación por el área científica, sino también para los que cultivan el humanismo.

Debes apretar “play” y luego “empezar a escuchar.”

 



 

 

Luego de escuchar con atención el podcast, pregúntate lo siguiente:

Como sociedad, ¿hemos hecho los esfuerzos necesarios para prepararnos frente a situaciones como las que estamos viviendo?, si no es así, ¿dónde debiésemos enfocar nuestra atención?
¿Qué aprendizajes podemos rescatar de la situación que vivimos hoy, a nivel científico y ético?

Atrévete a redactar tus propias respuestas frente a estas preguntas y envíalas a mi correo. Así podremos dialogar en torno a un tema que nos compete a todos.

Saludos,
Prof. Rodrigo Ramírez.

 

 

Estimados alumnos (as):Intentaremos en esta sesión hacer algo distinto, relacionando las tres primeras meditaciones de Descartes con un cortometraje animado, inspirado en ciertas propuestas del filósofo francés.
Se trata de la versión animada de la película Matrix, llamada Animatrix; una serie de ciencia ficción japonesa que plantea algunas reflexiones filosóficas que se pueden identificar dentro de la historia. En este caso, analizaremos el capítulo 4 de la serie.
Una de las mejores formas de hacer filosofía, es cuando somos capaces de relacionarla con cuestiones cotidianas, llevando la reflexión a lo que vivimos en la realidad.

Observen el video con atención y luego reflexiona en torno a las preguntas:

Ahora te invito a que contestes las siguientes preguntas y luego me las envíes por correo:

1. ¿Qué relaciones puedes establecer entre el capítulo analizado y el texto de Descartes?
2. ¿Por qué en ocasiones le parece más cierto lo que sueña, que la misma realidad?
3. ¿Conoces otra película, serie o libro que plantee temas similares? ¿Cuál o cuáles? ¿qué relación tiene con la filosofía de Descartes?

Cierre:
¿Qué otras preguntas surgen en ti, a propósito de lo analizado en el capítulo o lo trabajado en clases acerca de René Descartes?

Saludos,

Recuerda que las dudas a mi correo.

Prof. Rodrigo Ramírez.

 

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

 

 

Estimados alumnos y alumnas, 

En esta sesión, nos dedicaremos a analizar la Meditación Tercera de René Descartes. Ya vimos en las sesiones anteriores las otras dos meditaciones.
Revisen el video que preparé, con la presentación correspondiente. Allí les explico los detalles del texto y otras claves.
Luego de eso, respondan el formulario que aparece más abajo, el que incluye también unas preguntas para el cierre.
Recuerden que las dudas que surjan, las pueden enviar a mi correo.
Saludos.
Profesor Rodrigo.

_______________________________________________________________________________________________________________________

Estimados (as) :

Les comparto la presentación que acabamos de revisar por Zoom.
Sólo me faltó despedirme de ustedes, porque se acabó el tiempo predeterminado para la reunión (maximo 40 minutos).
Revisen la presentación y espero sus dudas por correo.
Descarga aquí:    Piloto IV Filosofía
Saludos a todos.

 

 

Estimados (as) alumnos (as):

Ya tuvimos una primera aproximación a la filosofía de René Descartes, por medio de la lectura de la Primera Meditación Metafísica.
Hoy trabajaremos con la Meditación Segunda. Que está presente en el pdf que les compartí en la primera clase.
Les dejo un audio explicativo para encontrar la relación entre ambas meditaciones y el objetivo de hoy es que logren conocer dos conceptos fundamentales presentes en ella: el cogito y la res cogitans. Ambos son fundamentales para comprender el sentido de la segunda meditación. Lean el texto, subrayen lo necesario, anoten conceptos que no comprenden totalmente y al final intenten responder a la
pregunta de cierre:
¿Cuál de las ideas analizadas en la sesión de hoy tiene más sentido para ti? ¿por qué?
Les recuerdo que para la clase piloto de mañana viernes a las 10, es fundamental haber leído la Meditación Segunda. En el audio encontrarán más detalles.
Estaré atento a sus preguntas, “dudas metódicas” e inquietudes, por correo.
Saludos,

Profesor Rodrigo.

 

___________________________________________________________________________________________________________________________

 

Estimados alumnos (as), para aprovechar el tiempo en casa, comenzaremos de inmediato a trabajar con el primer autor que abordaremos este año. Se trata del francés René Descartes, un gran filósofo racionalista del siglo XVII.

Deben descargar el archivo en pdf que contiene el libro Meditaciones Metafísicas, una de las principales obras del autor y leer sólo la Meditación Primera. En las siguientes sesiones trabajaremos con las demás. Luego de eso, descarguen la guía y respondan las preguntas. El libro no es tan simple, pero tampoco imposible de entender, por lo que la sugerencia es que lo lean con paciencia, subrayando ideas principales. No olviden responder la pregunta de cierre presente en la guía.

Saludos.

Descarga el libro aquí   MEDITACIONES METAFISICAS

Descarga tu guía aquí  Actividad 1 Filosofía IVº medio