Mes del Sagrado Corazón

 

La devoción por el Sagrado Corazón de Jesús, tiene una larga historia. Su origen se remonta a las antiguas devociones a las llagas de Jesús. Poco a poco, la Iglesia se fue centrando en el Corazón de Jesús, gracias al sacerdote francés P. Jean Eudes, quien en 1670 celebró la primera fiesta del Sagrado Corazón de Jesús. Posterior a ello, una serie de visiones de Sor Margarita María Alacoque, una religiosa muy devota, llevaron a la Iglesia a definir, de acuerdo a lo solicitado por el mismo Corazón de Jesús, el primer viernes de cada mes como el día especial para celebrarlo. Finalmente la fiesta oficial del Sagrado Corazón de Jesús quedó instituida para el viernes posterior al día de Corpus Christi.

Como Colegio, hace muchos años manifestamos esta devoción al Sagrado Corazón de Jesús, convirtiéndolo en nuestro patrono. Por ello, el mes de junio, es el mes que dedicamos a Él, pues entregarnos en las manos del Sagrado Corazón, es abandonarnos en las manos del mismo Jesús. Rezamos a Él, nos encomendamos, confiamos en Él, descansamos en Él, estamos seguros en su Corazón.

Pentecostés

Pensando especialmente en los más pequeños, les queremos compartir una actividad para que puedan realizar en casa y así prepararse para nuestra Vigilia y para celebrar la Fiesta de Pentecostés. También está disponible en el canal de YouTube de nuestro Colegio. Es muy simple, pero muy bonita y nos ayuda a recordar los distintos Dones que recibimos del Espíritu Santo. Veamos qué tan creativos pueden quedar.

 

Y para los más grandes, estudiantes y padres, les dejamos acá algunas oraciones que ayudarán a preparar el corazón para recibir la efusión del Espíritu en este Pentecostés. Pueden seguir diariamente las oraciones y además participar de la Vigilia que será publicada el jueves 28, en nuestro canal de YouTube.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Y que el Espíritu Santo venga a nosotros, se quede junto a nuestras familias y comunidad y nos anime a salir adelante, especialmente en los momentos que vivimos hoy.  Los invitamos a seguir en oración, especialmente por aquellos que más sufren las vicisitudes de esta pandemia. Confiados en el Señor, seguimos haciendo comunidad.

Saludos

 

 

 

 

 

 

Como Iglesia, nos acercamos a una de las fiestas más importantes dentro del Año Litúrgico: la celebración de Pentecostés. Este 2020, la celebraremos el domingo 31 de mayo. Dicho suceso, no sólo es relevante para nosotros porque recibimos los dones del Espíritu Santo, sino que también, porque representó para los apóstoles, el impulso necesario para la expansión del Cristianismo. La Buena Noticia de Jesús, desde ese momento en adelante, se convirtió en el mensaje central de los evangelizadores, que recorrieron grandes distancias para acompañar a las primeras comunidades cristianas.

En este espacio, encontrarán en los próximos días: información, imágenes, videos y la invitación a participar de la celebración especial de Pentecostés que estamos preparando para toda la comunidad. Sin duda, será una celebración distinta, pero intentaremos, como siempre, mantener el espíritu de comunidad.

 

Cuarentena, ¿acaso Dios nos quiere decir algo?

En estos días en que vivimos la crisis del virus que nos afecta mundialmente, entendemos cuarentena como el tiempo que debemos quedarnos en nuestras casas, lo más aislados posible y que puede durar 7 o más días, no cuarenta como sería evidente pensarlo.

Así también en la Biblia muchas veces se habla de cuarentena o se hace referencia al 40. Fueron 40 días y 40 noches las que llovió en el diluvio universal, 40 años los que el pueblo de Israel caminó en el desierto o 40 días los que fue tentado Jesús.

La Biblia hace referencia al 40, más de cien veces y la mayoría de ellas se refiere a un tiempo de transición para pasar de una etapa a otra. Por eso siempre ha sido interpretada, más que como una cifra exacta, como un tiempo de transformación, de preparación y de cambio.

Quizás Dios nos vuelve a hablar en lenguaje bíblico y nos da este tiempo, para que salgamos fortalecidos, para que empecemos una nueva etapa en la que somos más solidarios, más empáticos, con más consciencia ambiental, una etapa en la que valoramos las pequeñas y sencillas cosas que hacen nuestra vida más feliz y definitivamente somos mejores personas.

Recemos porque así sea…

Y hoy ¿Qué haría Cristo en mi lugar?

Hoy es una buena oportunidad, para que  nos planteemos la pregunta que  San Alberto Hurtado nos enseñó: ¿ Qué haría Cristo en mi lugar? y estamos seguros que hoy Cristo se quedaría en su casa, se lavaría las manos frecuentemente, si tuviera que comprar algo, iría y compraría sólo lo necesario, para que alcanzara para todos…etc.

Estos días son un periodo para ser solidarios, quizás de una forma distinta, hoy cuidarnos a nosotros significa cuidar a otros. Vivamos este tiempo en casa, esta es una oportunidad para vivir esta cuaresma cultivando nuestra espiritualidad  junto a nuestra familia.

Cuidándonos nosotros, cuidamos a todos…